€ A CONSULTAR


Volkswagen 1303 LS Cabrio de fabricación 1976 modelo ?77. Restaurado por AV Classics, se ha hecho nueva la pintura, tapizados, moquetas, etc? y puesta a punto de mecánica, la combinación en azul Navy con interior en cuero crema le otorgan una elegancia sin igual, siendo uno de los cabrios en cuatro plazas mas coquetos y que mayor revalorización están teniendo, gracias a su robusta, sencilla y fiable mecánica. Esta versión es la ultima del beetle clásico en cabrio, siendo la que mayor motor y mejoras mecánicas y de chasis aporta, el 1303 LS Cabrio monta el motor de 1.600 cc. La L de lujo, tiene su origen en el hecho de equipar luneta trasera térmica, ventilación con motor auxiliar y luz de marcha atrás; y la S de sport, basada en la existencia de un motor de 50 caballos y en la instalación de unos frenos de disco en el tren delantero. Una vez en su interior notamos algunos detalles de confort, como la presencia de unos asientos cuyos respaldos llevan incorporado el reposacabezas, un salpicadero pintado en negro y un volante especial, Karmann, encargado de fabricar las versiones abiertas que, por cierto, están francamente bien resueltas, con una capota que se pliega y despliega con facilidad y, que, cuando se circula con ella puesta, aísla francamente bien el interior de las inclemencias del tiempo, con el añadido de no meter mucho ruido. La instrumentación se limita a un velocímetro central, que lleva incorporado el indicador de nivel de gasolina (ya no hay llave de paso para la utilización de la reserva) y un cuentakilómetros total. Parece que Volkswagen nos está lanzando la idea de que un vehículo tan fiable como el Escarabajo no necesita más información. Aunque para no correr demasiados riesgos coloca, dentro de este velocímetro, un par de chivatos que se encargan de avisarnos de que la dinamo carga correctamente y que la presión del aceite en ralentí se mantiene en valores correctos. El VW Escarabajo fue uno de esos fenómenos en la historia del automóvil cuya vida se salió de toda lógica. En 1972 la serie 1303, cuyo cambio principal radicaba en la sustitución del tren delantero de brazos superpuestos y barras de torsión por un esquema McPherson, mucho más moderno, menos pesado y con un funcionamiento más suave y progresivo. Detrás también se hicieron modificaciones recurriendo a un esquema de brazos transversales, aunque en este segundo caso se conservaban las barras de torsión como elementos elásticos. No deja de ser curioso que, con este tipo de suspensiones, el Escarabajo terminaba con soluciones parecidas a las de su primo hermano el Porsche 911. En el apartado mecánico se continuó con la evolución del cuatro cilindros boxer refrigerado por aire, subiendo la cilindrada a 1.600 cc, gracias a la utilización de pistones de mayor diámetro. Con este trabajo, Volkswagen anunciaba el ?extraordinario? rendimiento de 50 caballos. Cifra que puede hacernos reir, pero que, en definitiva, era la responsable de la extraordinaria duración de estas mecánicas. Si a esto añadimos que la marca alemana utilizaba unos desarrollos francamente largos, con los que el motor raramente pasaba de las 4.000 rpm (régimen de potencia máxima) en la marcha más larga, se entiende perfectamente que la velocidad máxima se anunciase también como velocidad de crucero. La puesta en marcha no necesita más trabajo que pisar a fondo el acelerador y soltarlo, para que entre en función el estárter automático, y girar la llave de contacto. Normalmente el 1600 se pone en marcha al ?cuarto de vuelta?, dispuesto para que iniciemos la marcha. La palanca del cambio se maneja sin problemas, siempre que no nos empeñemos en usarla con mucha rapidez, con recorridos que exigen que la acompañemos correctamente en su recorrido. Desde los primeros metros notaremos la presencia de un motor con unos valores de par más altos que el de los motores de 1.200 y 1.300cc, aunque las sensaciones que nos transmite son muy parecidas: subidas de vueltas tranquilas acompañadas del inconfundible ronroneo del cuatro cilindros opuestos.


Brand: Volkswagen
Model: Volkswagen 1303 LS Cabrio
Year: 1977
Km: 67.000 KM
Power: 50 CV
Fuel: GASOLINA
Color: AZUL
Transmission: Manual
Share:
Volkswagen 1303 LS Cabrio de fabricación 1976 modelo ?77. Restaurado por AV Classics, se ha hecho nueva la pintura, tapizados, moquetas, etc? y puesta a punto de mecánica, la combinación en azul Navy con interior en cuero crema le otorgan una elegancia sin igual, siendo uno de los cabrios en cuatro plazas mas coquetos y que mayor revalorización están teniendo, gracias a su robusta, sencilla y fiable mecánica. Esta versión es la ultima del beetle clásico en cabrio, siendo la que mayor motor y mejoras mecánicas y de chasis aporta, el 1303 LS Cabrio monta el motor de 1.600 cc. La L de lujo, tiene su origen en el hecho de equipar luneta trasera térmica, ventilación con motor auxiliar y luz de marcha atrás; y la S de sport, basada en la existencia de un motor de 50 caballos y en la instalación de unos frenos de disco en el tren delantero. Una vez en su interior notamos algunos detalles de confort, como la presencia de unos asientos cuyos respaldos llevan incorporado el reposacabezas, un salpicadero pintado en negro y un volante especial, Karmann, encargado de fabricar las versiones abiertas que, por cierto, están francamente bien resueltas, con una capota que se pliega y despliega con facilidad y, que, cuando se circula con ella puesta, aísla francamente bien el interior de las inclemencias del tiempo, con el añadido de no meter mucho ruido. La instrumentación se limita a un velocímetro central, que lleva incorporado el indicador de nivel de gasolina (ya no hay llave de paso para la utilización de la reserva) y un cuentakilómetros total. Parece que Volkswagen nos está lanzando la idea de que un vehículo tan fiable como el Escarabajo no necesita más información. Aunque para no correr demasiados riesgos coloca, dentro de este velocímetro, un par de chivatos que se encargan de avisarnos de que la dinamo carga correctamente y que la presión del aceite en ralentí se mantiene en valores correctos. El VW Escarabajo fue uno de esos fenómenos en la historia del automóvil cuya vida se salió de toda lógica. En 1972 la serie 1303, cuyo cambio principal radicaba en la sustitución del tren delantero de brazos superpuestos y barras de torsión por un esquema McPherson, mucho más moderno, menos pesado y con un funcionamiento más suave y progresivo. Detrás también se hicieron modificaciones recurriendo a un esquema de brazos transversales, aunque en este segundo caso se conservaban las barras de torsión como elementos elásticos. No deja de ser curioso que, con este tipo de suspensiones, el Escarabajo terminaba con soluciones parecidas a las de su primo hermano el Porsche 911. En el apartado mecánico se continuó con la evolución del cuatro cilindros boxer refrigerado por aire, subiendo la cilindrada a 1.600 cc, gracias a la utilización de pistones de mayor diámetro. Con este trabajo, Volkswagen anunciaba el ?extraordinario? rendimiento de 50 caballos. Cifra que puede hacernos reir, pero que, en definitiva, era la responsable de la extraordinaria duración de estas mecánicas. Si a esto añadimos que la marca alemana utilizaba unos desarrollos francamente largos, con los que el motor raramente pasaba de las 4.000 rpm (régimen de potencia máxima) en la marcha más larga, se entiende perfectamente que la velocidad máxima se anunciase también como velocidad de crucero. La puesta en marcha no necesita más trabajo que pisar a fondo el acelerador y soltarlo, para que entre en función el estárter automático, y girar la llave de contacto. Normalmente el 1600 se pone en marcha al ?cuarto de vuelta?, dispuesto para que iniciemos la marcha. La palanca del cambio se maneja sin problemas, siempre que no nos empeñemos en usarla con mucha rapidez, con recorridos que exigen que la acompañemos correctamente en su recorrido. Desde los primeros metros notaremos la presencia de un motor con unos valores de par más altos que el de los motores de 1.200 y 1.300cc, aunque las sensaciones que nos transmite son muy parecidas: subidas de vueltas tranquilas acompañadas del inconfundible ronroneo del cuatro cilindros opuestos.